Mantenimiento de las cortinas cristal

Mantenimiento de las cortinas cristal

Las cortinas de cristal han cobrado auge en los últimos años gracias a su facilidad de limpieza, a lo prácticas que son y a que permiten obtener vistas limpias sin los molestos marcos de las ventanas convencionales. ¿Cómo se mantienen este tipo de cerramientos?

Mantenimiento y cuidado de las cortinas de cristal

Las cortinas de cristal ofrecen gran resistencia y durabilidad, aunque necesitan seguir unas pautas sencillas para su mantenimiento y limpieza. Eso permitirá que se mantengan en buen estado por más tiempo. Tranquilo, es algo que puedes hacer por ti mismo, aunque si quieres contar con un servicio de limpieza más integral, siempre es mejor contar con la ayuda de profesionales. Sigue estos pasos:

Elimina residuos

Antes de comenzar a limpiar es necesario con un trapo seco o plumero, eliminar el polvo y los residuos causados por este y por la polución con el fin de que, al limpiar, no los arrastremos y pudiéramos dañarlos.

Es importante hacer esto también en los perfiles, antes de mojar los cristales, ya que sino el agua caerá hacia ellos y se formará una especie de pasta junto con la suciedad. Esta suciedad acumulada podría dificultar el movimiento fluido de las cortinas y pudieran llegar a dañarse de forma definitiva.

Lubrica

La lubricación juega un papel importante en los rodamientos de las cortinas de cristal. En tiendas de bricolaje o grandes superficies puedes encontrar productos como un spray de silicona por ejemplo. No se debe lubricar con ningún otro producto que no sea este, pues hacerlo podría dañar el sistema de rodamiento y dejar de funcionar para siempre.

Limpieza de los cierres de cristal

Una vez que tenemos los perfiles limpios y hemos eliminado el polvo y los restos de los cristales, es hora de limpiarlos en profundidad. Una bayeta de microfibra con agua y un jabón neutro y suave es más que suficiente. Evita los productos abrasivos y opta (en caso de no tener jabón) por productos específicos para cristales.

Mantenerlos limpios

No se trata de limpiar las cortinas de cristal cada día, pero es recomendable hacerlo al menos una vez a la semana, aun cuando parezca que están limpios. El aire y la polución, los llenará de residuos y estos pueden arañarlos si pasan ahí demasiad tiempo. Por ello, si no tienen manchas, usa un trapo suave o un plumero para eliminar el polvo.

Tras las lluvias es importante limpiarlos de nuevo, pues el agua ha podido arrastrar partículas que dañen el brillo y lo impoluto de los vidrios.

No hay duda de que ninguno de estos pasos es complejo ni difícil de seguir. Si estás pendiente de trata con mimo tus cerramientos de cristal, te durarán muchísimo más tiempo y los mantendrás brillantes. Así podrás seguir disfrutando de todas sus ventajas, como unas vistas del paisaje limpia y sin interrupciones.

Si necesitas algún otro consejo o ayuda para el mantenimiento de tus cortinas de cristal, no dudes en contactarnos.