Cerrar tu balcón con cortinas o cerramientos de cristal: Consideraciones previas

Cerrar tu balcón con cortinas o cerramientos de cristal: Consideraciones previas

Cerrar tu balcón o terraza con cortinas de cristal permite disfrutar metros extra todos los meses del año y proteger los muebles.

Por esa razón cada día más familias acristalan sus hogares, sin embargo no todo es cuestión de llamar a la primera empresa que se nos venga a la mente y proceder con la ampliación.

Existen una serie de consideraciones y preguntas que debes tener en cuenta para hacerlo de la mejor manera:

Consideraciones previas antes de cerrar tu balcón o terraza con cortinas de cristal:

1- Analiza los pros y contras de los cerramientos de cristal

La primera pregunta es simple:

¿Por qué quieres cerrar tu balcón o terraza?

Si sabes que disfrutarás esos metros y que amás las estancias abiertas hasta en los meses de frío ¡Los cerramientos son para ti!

Pero si tienes la cabeza llena de dudas, lo ideal es buscar primero las ventajas y desventajas de ampliar con cortinas de cristal para saber si es, lo mejor para ti.

2- Asegurate de que en tu zona es legal acristalar
Aunque gracias a las cortinas de cristal sin bordes de aluminio la estética de la fachada apenas se ve afectada, aún es común necesitar el permiso de la comunidad antes de acristalar, sobre todo el balcón.

Por otro lado este tipo de obra amplia los metros cuadrados de un hogar, lo cual debe ser consultado en la legislación urbanística. En algunos casos se debe pedir licencia de obra.

Tener estos trámites al día y todas las preguntas resueltas es clave para evitar posibles sanciones a futuro.

3- Elige el material más adecuado para tus cortinas de cristal
Según el clima de la zona donde vivas, te vendrá mejor un tipo de vidrio u otro:

Lo más común es usar un cristal doble con cámara de aire intermedia. De esta manera nos aseguramos un mayor aislamiento del ruido y la temperatura.

No obstante en zonas de mucho calor se recomienda acristalar el balcón y la terraza con vidrios de control solar.

Los grosores más utilizados son de 6, 8, 10 o 12 mm de espesor

4- Encuentra el diseño más adecuado para tu hogar o negocio:
Los cerramientos pueden ser de aluminio, acero, PVC o madera, todos con sus pros y sus contras:

Aluminio y acero: Es fino y lo encontrarás en un amplio abanico de colores. Madera: Muy bonita y resistente pero necesita mantenimiento. PVC: Estanco y resistente aunque permite una menor variedad de acabados.
Lo ideal es elegir el material para los cerramientos de vidrio basándonos en la estética de nuestro balcón o terraza, con el objetivo de alterar lo menos posible.

5- Busca siempre el máximo ahorro energético
Cuando añadimos cerramientos de cristal estratégicamente colocados, podemos conseguir una aislación térmica más eficiente que con paredes convencionales.

Aún así esto no es fácil, se necesita un diseño óptimo y los mejores materiales para conseguir una alta calificación de eficiencia energética.

Nuestro consejo es contar con un arquitecto o arquitecto técnico, el realizará todos los cálculos para asegurarte la mejor eficiencia. Lo cual revaloriza la vivienda y es un punto a tu favor a la hora de pedir ayudas por rehabilitación.

Si aún tienes dudas, puedes consultar con nuestro equipo para saber si un cerramiento con cortinas de cristal es lo ideal para tu balcón o terraza. Te atenderemos sin compromiso.